Icono información

Aviso de cookies

Usamos cookies propias para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando en esta página, consideramos que acepta su uso en los términos indicados en la Política de Cookies. Más información.

La marca cambia para ser más moderna, más digital y conectar mejor con las nuevas generaciones, manteniendo sus rasgos más distintivos: el nombre, el color rojo y “la llama”, que evolucionan ganando mayor visibilidad  y mejorando la experiencia de usuario en el mundo digital.

Este cambio es un ejemplo más de la transformación cultural que el Banco está llevando a cabo para contribuir al progreso de las personas y empresas de una forma sencilla, personal y justa.

El nuevo logo es más moderno, sencillo y digital. La llama se hace más presente y la palabra Santander se hace más clara, legible y simple, capaz de adaptarse a cualquier soporte y a cualquier canal.

La identidad visual es mucho más que un logotipo y unos colores. Se han desarrollado una serie de elementos para acompañar al nuevo logo, creando una identidad visual más rica y versátil.