La Junta Extraordinaria aprueba la financiación para la compra de activos de ABN

  • Se ampliará capital por un importe de 4.000 millones de euros, con derecho preferente de suscripción para los accionistas de Banco Santander, y se emitirán obligaciones convertibles por 5.000 millones
     
  • Emilio Botín destacó las ventajas de la operación para Banco Santander y señaló que “la transformación en una de las más grandes y rentables entidades financieras internacionales no hubiera sido posible si no se hubieran aprovechado al máximo las oportunidades que se nos han ido presentado”.
Madrid, 27 de julio de 2007. La Junta Extraordinaria de Accionistas de Banco Santander ha aprobado esta mañana la emisión de los instrumentos de capital que serán utilizados para la financiación parcial de la compra de ABN Amro, de acuerdo a la oferta de adquisición presentada conjuntamente con Royal Bank of Scotland y Fortis el pasado 20 de julio. La Junta autorizó al Consejo de Administración para que pueda realizar una ampliación de capital por importe de 4.000 millones de euros, con derecho de suscripción preferente, y aprobó una emisión de obligaciones necesariamente convertibles en acciones del Banco, por importe de 5.000 millones de euros, delegando en el Consejo la ejecución de la emisión.

El Presidente de Banco Santander, Emilio Botín, señaló durante su intervención en la Junta que “Banco Santander se ha convertido hoy en una de las más grandes y rentables entidades financieras internacionales. Esta transformación no hubiera sido posible si no se hubieran aprovechado al máximo las oportunidades que se nos han ido presentando. Los acuerdos sometidos a esta Junta nos permitirán contar con parte de la financiación necesaria para la compra de ABN Amro que, a juicio del Consejo, es una oportunidad muy interesante”.

Botín recordó que “esta operación supone para Banco Santander una inversión de 19.900 millones de euros, que pensamos financiar mediante las dos emisiones y, el resto, 10.900 millones de euros, a través de mecanismos de optimización de balance y venta de activos”. En este sentido, destacó la venta de la participación en San Paolo-IMI, la de las gestoras de fondos de pensiones en Latinoamérica y la operación de sale and lease back de los inmuebles del Santander en España, que aportará plusvalías por 1.400 millones de euros.
 
El Presidente apuntó que “de tener éxito la OPA, a Banco Santander le corresponderían los siguientes negocios de ABN Amro: Banco Real en Brasil, Banca Antonveneta en Italia y un pequeño banco de consumo en Holanda, Interbank. Se prevé que nuestra inversión de 19.900 millones de euros se reduzca en el corto plazo en unos 1.100 millones por la venta de algunos activos corporativos no estratégicos de ABN Amro que nos corresponden por nuestra participación en el Consorcio”.

Botín se refirió a las ventajas de la operación para Banco Santander. “Con la compra de Banco Real pasaríamos a ser el tercer banco en Brasil por red de distribución y volumen de préstamos, beneficiándonos de las economías de escala derivadas de la fusión con Santander Banespa, dada la complementariedad geográfica y de negocio entre ambas franquicias. En Italia se compraría una entidad desde la que crecer orgánicamente en dicho país. Por su parte, el negocio al consumo en Holanda (Interbank y DMC Consumer Finance) se integraría en Santander Consumer Finance”.

“Son mercados y negocios que conocemos bien y en los que podemos generar valor con un bajo riesgo de ejecución, dada nuestra experiencia en la integración de negocios, tanto en Europa, Totta y Abbey, como en Iberoamérica, donde los precedentes de Brasil, México y Chile han sido muy positivos”, añadió.

Botín recordó que, “en los términos en los que está actualmente planteada, la operación cumple con los criterios de inversión del Grupo, es decir: beneficio por acción positivo desde el primer año y retorno de la inversión superior al coste de capital desde el segundo año”. Y finalizó su intervención agradeciendo a los 2,3 millones de accionistas su confianza en el Banco.