Nuestra pasión por el fútbol es tan fuerte como nuestra pasión por una vida digital segura. Mantener a los rivales lejos de nuestra área requiere de entrenamiento, buenas tácticas y una defensa sólida.  Por eso estamos convencidos de que el fútbol y la ciberseguridad forman un gran equipo.

Mantén tus contraseñas seguras



Crea una barrera fuerte: cuanto más larga tu contraseña, mejor

Cuando el equipo contrario hace un tiro libre, te quieres asegurar de tener el máximo número de jugadores entre la portería y la pelota, ¿verdad? Pues funciona igual cuando escojas tu próxima contraseña, recuerda que cuanto más larga sea tu clave, mucho mejor (y por larga no tiene por qué ser más complicada).

  • Crea contraseñas largas o passphrases (frases de seguridad) de más de 4 palabras.
  • Si una clave necesita un carácter especial, mayúsculas o números, asegúrate de que tu passphrase la tenga también, por ejemplo: Solo1equiposeracampeon.
  • Evita utilizar información pública – o fácil de averiguar- acerca de ti como fechas especiales, nombres de mascotas, equipo de fútbol favorito, etc.

Crea una alineación potente: no repitas tus contraseñas

Comenzar todos los partidos con la misma alineación es cosa del pasado. Un buen entrenador adapta su equipo según el partido que va a jugar. Sigue el mismo principio con tus claves: Utiliza siempre una contraseña distinta para cada una de tus cuentas y perfiles. En caso de repetirlas, y si existiera algún tipo de filtración de datos, tu información quedará expuesta y necesitarás actuar rápidamente para cambiarlas todas.

Asegúrate de no apuntar nunca tus claves y apóyate en un gestor de contraseñas que guardará de la mejor manera todas tus claves. Solo necesitarás recordar la clave de acceso.

Una defensa imbatible: utiliza la Autenticación Multifactor (MFA) 

 ¿Y si en el fútbol se pudiera duplicar el número de defensas? Sería desde luego un juego casi imposible en el que anotar un gol. Pues precisamente en la seguridad online sí que puedes crear una capa extra de seguridad para proteger los accesos a tus cuentas y perfiles. Se llama Autenticación Multifactor (MFA). Muchos servicios y dispositivos online te ofrecen esta opción. Se trata de combinar piezas de información que tú conoces (como tu contraseña, PIN, etc.) con algo que tú tienes (una notificación al móvil, un código de seguridad, etc.) o que sea único en ti (como tu biometría: huellas o reconocimiento).

Tiempo Extra: Cuando se trata de tu banca online asegúrate que tus claves sean únicas. Nunca apuntes tu número PIN ni lo compartas. Activa siempre que sea posible el MFA con las opciones de autenticación por biometría y no pierdas la oportunidad de aumentar la protección.

Te puede interesar