Nuestra pasión por el fútbol es tan fuerte como nuestra pasión por una vida digital segura. Mantener a los rivales lejos de nuestra área requiere de entrenamiento, buenas tácticas y una defensa sólida.  Por eso estamos convencidos de que el fútbol y la ciberseguridad forman un gran equipo. 
 

En la seguridad online es fundamental que dominemos la identificación de un phishing. Eso es cuando alguien te engaña para que hagas algo que te pueda perjudicar. Puede ser haciendo clic en un enlace, descargando o abriendo un archivo o compartiendo información personal. El phishing puede llegar a través de un e-mail, mensaje de texto o redes sociales, página web o una llamada.

Piensa antes de hacer clic o responder

 


Aplica el sentido común: sospecha de mensajes que te presionan a actuar

Cuando el rival presiona con intensidad puede fingir su carrera intentando distraerte para superar la marca. Los buenos jugadores no quitan nunca el ojo del balón, sortean las fintas y recuperan la pelota. Es similar a un mensaje de phishing: utilizan tácticas como la presión y la distracción para hacerte caer en la trampa.

Que no te presionen, piensa antes de hacer clic o responder. Fíjate en lo que te piden y cómo te lo piden. Si algo no te suena bien, no hagas nada de lo que te solicitan.


Conoce a tu equipo: fíjate en quien te envía el mensaje

En el terreno de juego es fácil distinguir quién es de tu equipo y quién no. Con el phishing no siempre es tan fácil. Por eso, es fundamental identificar quién te envía el mensaje.

Evita hacer clic en un enlace sospechoso de gente que no conoces. Verificar el correo electrónico del remitente o el número de teléfono en el caso de un SMS, es tan importante como mirar hacia delante en el regate. 

Si tienes dudas sobre la empresa o persona que te contacta, ponte en contacto directamente con ellos a través del teléfono o correo electrónicos de confianza. Por ejemplo, 

  • Si recibes un mensaje sospechoso de un amigo en WhatsApp, llámale o mándale un e-mail para verificar que era para ti y de donde viene la información. 
  • Si recibes un mensaje sospechoso de una cuenta online, visita la página web oficial o entra en tu perfil para verificar la información. 


Avisa del peligro: reporta las sospechas 

Huecos en la zona, postes sin cubrir en un saque de esquina, poca intensidad en la marca… cuando un jugador detecta que su equipo podría mejorar su defensa debe decirlo alto y claro para que se enteren todos.  

Si sospechas que te ha llegado un mensaje de phishing, repórtalo. Alertando a la persona o empresa que están siendo suplantados puedes hacer que los expertos puedan bloquear el ataque y mantener informados a las demás personas si fuera necesario.

Asegúrate de estar listo para identificar un phishing con estas tácticas.

Tiempo extra: Cuando se trate de correos electrónico de Banco Santander, nunca te pediremos contraseñas, ni códigos de seguridad, ni te enviaremos links que dirijan a tu banca online. Si necesitas revisar tus transacciones, accede siempre a través de las páginas web oficiales y aplicaciones móviles oficiales.

Te puede interesar