Madrid, 26 de julio de 2019 – NOTA DE PRENSA

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha presentado esta mañana el proyecto de transformación de los dos edificios más emblemáticos que la entidad tiene en la capital cántabra: el del Paseo de Pereda, la sede social del banco, y el de la calle Hernán Cortés, con el objetivo de dotar a la ciudad de modernos espacios de cultura, tecnología y emprendimiento. En el acto de presentación han participado también Gema Igual, alcaldesa de Santander, y Miguel Ángel Revilla, presidente de la Región, así como los arquitectos responsables de la remodelación de los edificios, David Chipperfield y Antonio Cruz y Antonio Ortiz.

Para llevar a cabo la remodelación del Edificio Pereda, se cuenta con el arquitecto David Chipperfield, conocido por la ampliación de la Royal Academy de Londres y su trabajo en el Museo Nuevo y la James-Simon-Galerie en la isla de los museos de Berlín, así como en la Neue Nationalgalerie en la misma ciudad. En lo que se refiere al de la calle Hernán Cortés, la transformación correrá a cargo de los prestigiosos arquitectos Antonio Cruz y Antonio Ortiz, cuyo estudio ha sido el responsable de la restauración del Risjksmuseum en Holanda, las estaciones de ferrocarril de Basilea y Sevilla o el diseño del Wanda Metropolitano de Madrid.

Kit Prensa

Documentos
Imágenes
Vídeos
  • Remodelación del Paseo Pereda | David Chipperfield (descargar)  
  • Remodelación del Paseo Pereda | Cruz y Cruz arquitectos (descargar)

El plazo estimado de ejecución de este proyecto, que convertirá estos edificios en un referente cultural, intelectual e institucional de la ciudad de Santander y de Cantabria y que contribuirá a favorecer su progreso económico y cultural, será de 20 meses en el caso del edificio de la calle Hernán Cortés y 36 para el del Paseo de Pereda. La previsión es que las obras comiencen dentro de un año aproximadamente, una vez obtenidas las correspondientes licencias municipales, y la inversión alcanzará los 60 millones de euros. Durante la ejecución de las obras, además de contar con la colaboración de empresas cántabras, se estima que trabajen en las mismas una media de 150 personas. Además, se crearán otros 50 empleos directos para la explotación de ambos edificios.