El 2020 ha sido un año muy complicado para todos, con la pandemia de la covid -19 asolando en todo el mundo; todo se paraba, y lo único que podíamos hacer para volver a estar juntos era separarnos.

Atrás quedaban las reuniones con familiares y amigos para disfrutar juntos de los partidos de fútbol. Las grandes competiciones como la Conmebol Libertadores se suspendían temporalmente y, más tarde, se retomaban a puerta cerrada. 

Sin embargo, cuando el balón echa a rodar, hay cosas que no cambian. Porque el fútbol es capaz de hacer que ese sentimiento que nos une, traspase todas las barreras, incluso las de la distancia. Estemos donde estemos, el fútbol tiene la capacidad de unirnos en la distancia, de emocionarnos y, por tanto, hacernos un poco más felices. 

El fútbol nos une

El fútbol está indiscutiblemente ligado con el mundo de la emoción y la felicidad; y así lo pudimos comprobar en una encuesta reciente realizada por el instituto de investigación Sondea, sobre una muestra de 1.500 personas de 10 países. Los resultados revelan datos contundentes como que el 71% de la gente está más contenta el día que juega su equipo o que el 80% siente que el fútbol les une con sus seres queridos. 

Por eso, desde Santander, patrocinador de las competiciones más prestigiosas del mundo (Conmebol Libertadores, UEFA Champions League y LaLiga), creemos en la capacidad del fútbol para impactar positivamente en la vida de las personas. Esta es la base de la estrategia FootballCan, que nos permite trasladar el posicionamiento del banco “Ayudar a las personas y las empresas a progresar” también a través del fútbol. De esta forma, potenciamos los valores del deporte rey y ayudamos a crear una sociedad más diversa, inclusiva y justa. Porque el fútbol lo puede todo.  

Visita nuestras redes sociales de Fútbol Santander y no te pierdas nada:

Ir a Facebook
Ir a Twitter
Ir a Instagram

Te puede interesar