Resumir la historia de Santander o Banco de Santander, si nos remitimos a sus orígenes durante el reinado de Isabel II, no es tarea fácil. Además de los cambios del propio mercado, una entidad con tanta historia ha vivido muchas etapas culturales y sociales.


Cambios naturales que hacen avanzar y obligan a las empresas a adaptarse a los nuevos tiempos, convirtiéndolas también en agentes sociales relevantes y responsables.

A lo largo del tiempo hemos construido una de las marcas más valiosas del mundo, así lo reflejan los ranking más reconocidos como el Best Global Brands, publicado por Interbrand, o BrandZ, publicado por Kantar. Algunas cosas han cambiado, otras siguen intactas, pero sin lugar a dudas hemos cosechado muchas curiosidades: 

  1. ¿Sabías que el nombre Santander nos representa desde nuestro nacimiento en 1857? Es el nombre de la ciudad en la que el banco fue fundado, pero también es la ciudad que vio nacer a nuestros fundadores, la familia Botín.

  2. ¿Sabías que el símbolo de la llama se incorporó muchos años después? Así es, fue en 1986 cuando se creó este símbolo, que nos ha acompañado desde entonces. La llama representa el fuego y lo que este supuso para la evolución humana, un aliado que nos ha ayudado a avanzar y a evolucionar como especie.

  3. ¿Sabías que el rojo no fue el primer color escogido para construir nuestro logo? Curiosamente, el negro y el verde fueron colores que nos acompañaron en los inicios, hasta que en 1989 comenzamos a utilizar el color rojo como elemento visual diferencial, convirtiéndose en una seña de identidad clave. Desde entonces, ha seguido a nuestro lado. 

  4. ¿Sabías que la marca Santander tiene presencia en veinticinco países? Tras varios procesos de internacionalización y también tras varias fusiones, a partir de 2004 el logo del banco comenzó a representarnos fuera de España. Hoy en día, es una marca reconocida internacionalmente, con presencia en veinticinco países, siendo diez de ellos mercados principales. 

  5. ¿Sabías que nuestra marca ha experimentado ya nueve procesos de evolución? El último fue en 2018, cuando renovamos nuestra identidad visual para reflejar los cambios producidos en la compañía durante los últimos años, siempre con el objetivo de estar más cerca de la gente. 

Te puede interesar