Augusta, Francinete y Cleonice han puesto en marcha sus propios negocios en Brasil. Y sus vidas han cambiado. Ahora contribuyen a la economía de sus comunidades, generan empleo y desarrollan su potencial profesional. Lo han logrado tras obtener un microcrédito del programa Prospera, una iniciativa de Santander que lleva 17 años abogando por la inclusión financiera en el país.  

En la imagen, la empresaria Augusta Silva

Augusta vive en Araripina, Brasil. Desde joven, ha trabajado como empleada doméstica, en la agricultura y, también, como lavandera. Luego, un horno eléctrico le cambió la vida. Fue la primera compra que pudo hacer para empezar a montar su propia panadería. Lo llevó a cabo tras conseguir un microcrédito del programa Prospera, la iniciativa de Santander para impulsar las microfinanzas en Brasil. La panadería de Augusta ya ha logrado generar empleo y contribuir al desarrollo económico de su comunidad. 

Francinete es propietaria de una pequeña tienda de costura en la comunidad de Paraisópolis, en São Paulo. En solo cuatro años, Francinete logró organizar, abrir, formalizar su negocio y contratar a más personal. “Ahora he ganado un curso de emprendimiento de Santander que está ayudando a que mi negocio crezca más”, subraya Francinete. Márcia Pereira de Souza, la agente de Prospera que sigue de cerca su trayectoria, señala que la empresaria “tiene un talento natural para el emprendimiento, solo necesitaba un poco de apoyo”.

Francinete, propietaria de una tienda de costura en São Paulo

Cleonice también forma parte de los cientos de miles de clientes de Prospera que están llevando a cabo un cambio significativo en su comunidad. Desde que era una niña, a Cleonice le gustaba ver a su madre coser. Comenzó a ayudarla desde muy joven. Hoy, gracias a los microcréditos de Prospera, ella es propietaria de un taller de costura y emplea a tres personas más de su comunidad.

Cleonice, emprendedora brasileña


Financiación para los sueños

Santander puso en marcha el programa Prospera de microfinanzas hace 17 años en Brasil. Durante este tiempo, hemos concedido R$ 6,6 mil millones en microcréditos a 700.000 empresarios, el 70% mujeres, y procedentes de 1.500 municipios. Nuestro objetivo es apoyar a aquellos ciudadanos brasileños que desean emprender y viven en comunidades sin acceso a servicios financieros. 

En palabras de Sérgio Rial, presidente de Santander Brasil: "Hoy, 50 millones de brasileños viven por debajo del umbral de la pobreza. Muchos de ellos son emprendedores potenciales, pero tienen dificultades para superar las barreras y cumplir sus sueños".

Por ello, en Santander trabajamos para proporcionar recursos a aquellas personas que buscan materializar sus ilusiones en cualquier sector económico. Por este motivo, nos sentimos muy orgullosos de ser el banco privado que más invierte en microcréditos en Brasil. 

Te puede interesar