La salud y bienestar de nuestros empleados son prioritarios dentro de nuestra estrategia para construir un banco más responsable. En ello, la alimentación juega un papel clave. Por eso, nuestra presidenta, Ana Botín, ha comprobado, de primera mano, el avance que ha supuesto contar con instalaciones pioneras en la restauración de nuestra sede corporativa. 

Una dieta equilibrada es mucho más que una forma de consumir alimentos, es una apuesta por la salud personal y del planeta. Los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertan de los daños irreversibles que la obesidad provoca en la población. La institución indica que, desde 1975, este problema se ha casi triplicado a nivel mundial; lo que se traduce, por ejemplo en 2016, en más de 1900 millones de adultos con sobrepeso (650 millones con obesidad). Otro de los grandes problemas, si hablamos de alimentación, es el desecho indiscriminado de toneladas de comida que se desperdician a nivel mundial. 

Para superar estos dos grandes retos, en Santander seguimos trabajando en proyectos estratégicos como el desarrollo de un Centro de Procesado de Frutas y Verduras dentro de nuestra Ciudad Financiera, ubicada en Boadilla del Monte (Madrid, España).

Ana Botín visita el Centro de Procesado de Frutas y Verduras

Esta instalación, inaugurada a finales de 2021, supone un hito en la creación de plantas de procesados especiales en la restauración de las organizaciones. Su objetivo es dar cobertura a los restaurantes de la Ciudad Financiera, Alhambra y Montepríncipe, para conseguir que sean espacios más sostenibles y responsables. Para ello, se han adecuado las infraestructuras y dotado de tecnologías vanguardistas que permitan tratar las materias primas, cocinarlas y ofrecerlas con la máxima calidad posible. Algo que ha podido descubrir, de primera mano, nuestra presidenta Ana Botín en su visita. 

Las frutas y verduras que se consumen en nuestra sede corporativa provienen directamente de la fase de recolecta, por lo que se reduce considerablemente la logística (empaquetado, envasado, etc.); lo cual permite, entre otros, la reducción del impacto medioambiental, la apuesta por la economía local y el sector primario español, y el impulso del consumo de productos de temporada. Un avance que tiene sus beneficios en el planeta y en la salud de los más de 4.500 profesionales de media que acuden a los restaurantes corporativos, en los que se consumen entre 800 y 1.000 kg de frutas y verduras. 

Centro de Procesado de Frutas y Verduras en nuestra Ciudad Financiera, ubicada en Boadilla del Monte

El Centro de Procesado de Frutas y Verduras, un paso más en nuestros planes estratégicos

Esta iniciativa es el producto de la unión de otros dos proyectos. Por un lado, BeHealthy, el programa de salud y bienestar que, desde 2016, busca promover hábitos saludables entre nuestros profesionales; a través de cuatro pilares: Conócete, Muévete, Aliméntate y Equilíbrate. Además, hemos adoptado medidas para garantizar una dieta más saludable como la eliminación de potenciadores de sabor y sal refinada; la disminución de azúcar; o el incremento del uso de verduras, legumbres y cereales en las preparaciones. 

Por otro lado, surge como parte de nuestro compromiso en la reducción de la huella ambiental de nuestra actividad, en este caso, del Centro Corporativo. En este espacio de trabajo somos #PlasticFree, ya que no se ofrecen plásticos de un solo uso, sino que se apuesta por materiales biodegradables, fuentes de agua filtrada y refrescos, etc. Además, el excedente de alimentos diarios se traduce en la iniciativa #CenasParaTodos, que reparte 100 cenas diarias a personas vulnerables. 

Todo este esfuerzo a lo largo de este tiempo ha sido reconocido: hemos sido la primera entidad financiera en recibir el Certificado AENOR “Residuo Cero”; además de lograr otras certificaciones como Ecocook (nivel 3) que premia las buenas prácticas que hemos implantado hasta el momento. 

Te puede interesar