Nos hemos marcado el objetivo de ser una de las organizaciones con los empleados más saludables del mundo. Para conseguirlo contamos con el programa BeHealthy, una iniciativa con la que promovemos entre nuestros trabajadores hábitos de vida saludable tanto fuera como dentro del ámbito laboral.

Cuando se habla de cuidar la salud de un banco, casi siempre se relaciona con mejorar su situación económica o el valor de la marca. Pero hay otra salud que también se debe cuidar para lograr objetivos que hagan crecer a una empresa: la de los empleados. La salud y el bienestar de los trabajadores son aspectos a tener en cuenta en cualquier compañía.  

En nuestro banco queremos que nuestros trabajadores lleven un estilo de vida saludable tanto fuera como dentro de nuestras instalaciones. Para alcanzar este objetivo, hace años diseñamos el programa global de salud y bienestar BeHealthy. Este programa trabaja sobre cuatro ejes fundamentales: conocerse (controlar los parámetros básicos de salud), moverse (practicar el ejercicio que sea más adecuado para cada persona), equilibrar el día a día (preservar el equilibrio y bienestar) y alimentarse mejor (eres lo que comes).
 


Jornadas para fomentar hábitos de vida saludables

Además de contar con este programa de concienciación, organizamos todos los años unas jornadas conocidas como ‘Semana BeHealthy’. Durante varios días, mostramos a todos nuestros empleados los beneficios  de adoptar hábitos saludables en sus vidas. En la última edición de la ‘Semana BeHealthy’, en España tuvieron lugar numerosas competiciones de pádel, crossfit o triatlón, así como entrenamientos de la mano de atletas de primer nivel como Martín Fitz. Además, se impartieron talleres de nutrición, risoterapia y mindfulness, además de conferencias y charlas para destacar la importancia de una buena alimentación.

En otros países, como Argentina, Alemania, Brasil, Chile o Reino Unido, se llevaron a cabo iniciativas como reconocimientos médicos, clases gratuitas de stretching y yoga, reparto de fruta ecológica y otras actividades que favorecen la vida activa y deportiva.

Tenemos el convencimiento de que un estilo de vida saludable tiene importantes beneficios en términos de compromiso, genera energía positiva en el entorno de trabajo y permite conectar con el resto de la sociedad, fortaleciendo así los vínculos personales. Un equipo saludable, sin duda, es más feliz, está más comprometido y trabaja mejor. De esta manera, ganamos todos.

Te puede interesar