El planeta está en números rojos. En los últimos años hemos consumido los recursos naturales a una velocidad mayor de la que pueden regenerarse. Por esta razón, es indispensable tomar medidas encaminadas a reducir la huella que nuestra actividad deja en el medio ambiente. Una buena manera de empezar a conseguirlo es contar con más edificios verdes. 
 

Como sucede cuando caminamos por la nieve o la arena, todos dejamos una huella a nuestro paso. El tamaño de esa huella depende del impacto que nuestro consumo y hábitos tengan sobre el planeta. Conocer cuál es la huella exacta del ser humano en nuestro entorno es complejo, pero concienciarse y tomar medidas para reducirla  es muy sencillo. La alimentación que llevamos, las compras que hacemos, el medio de transporte que utilizamos para desplazarnos y nuestro consumo de energía: todo impacta en el medio ambiente. Pero esta huella también se traslada a nuestro lugar de trabajo. Y por esto, desde el Santander apostamos por la creación de edificios verdes que hagan que la actividad diaria de nuestra plantilla sea más sostenible.

Así, en el banco nos hemos comprometido a la creación de infraestructuras sostenibles que garanticen la eficiencia energética, el uso de materiales reciclados, un consumo de agua responsable y la limitación en la producción de residuos. 

“Tenemos que hacer nuestra actividad de forma impecable y de forma Sencilla, Personal y Justa. Santander tiene un sólido historial como banco responsable. Ahora nuestra ambición es ir aún más lejos”, dijo nuestra presidenta, Ana Botín.
 

Ciudad Grupo Santander


Sedes más verdes para no dejar huella

para 2025
100 %

de la energía que consumamos sea de fuentes limpias

para 2025
100 %

de la energía que consumamos sea de fuentes limpias

Las empresas son una pieza clave para llevar a cabo esta transición ecológica y lograr que cambien las cosas. Para convertirnos en uno de los motores de ese cambio, nos hemos propuesto conseguir, antes de 2025, que el 100% de la electricidad que se utilice en todas nuestras sedes provenga de fuentes renovables.

En la actualidad, nuestros esfuerzos por crear espacios sostenibles nos han llevado a lograr que todos los edificios de Santander en Alemania, España y Reino Unido empleen el 100% de la energía verde y que los nuevos edificios construidos en estos países hayan sido certificados de acuerdo con las normas internacionales LEED e ISO 14001, que indican la adaptación en gestión medioambiental


Líderes en reducir el consumo eléctrico y las emisiones

Además de buscar que toda la energía que consumimos en nuestros edificios provenga de energías renovables, realizamos la medición, el cálculo y el control de los consumos, residuos y emisiones de gases de efecto invernadero derivados de nuestras instalaciones en todo el mundo desde 2001. Gracias a esto, podemos poner en marcha distintos planes de eficiencia, con los que hemos logrado reducir el consumo eléctrico y las emisiones.  Toda la energía eléctrica que consumen las instalaciones del banco ya es completamente verde y sus emisiones de anhídrido carbónico (CO2) son cero.

De acuerdo con el ranking The World’s Greenest Banks, elaborado por la revista Bloomberg Markets, somos uno de los bancos más verdes del mundo y la única marca española entre las 50 más ecológicas, según el índice The Best Global Green Brands, elaborado por Intebrand.

Garantizar un desempeño responsable y sostenible de nuestra actividad es un compromiso necesario. A día de hoy, existen más de 14.000 oficinas de nuestro banco alrededor del mundo y, aunque lograr una transición ecológica completa no es cosa de un día, somos y seremos una pieza clave en la lucha por mantener un planeta limpio y verde.

 

Te puede interesar