Los pagos digitales han irrumpido en nuestras vidas con paso firme; cada día aumenta el número de personas que dejan a un lado los billetes y las monedas para comenzar a abonar sus compras mediante medios digitales como las aplicaciones móviles. ¿Qué ventajas encuentran?


Elisa vive a las afueras de la Ciudad de México con sus cuatro hijos, y es dueña de un quiosco en el que vende periódicos, bebidas y alimentos. En los últimos meses ha comenzado a utilizar medios de pagos digitales; tanto para gastos personales como para su negocio. Y ya ha empezado a recoger los frutos de esta transición al hacer que las operaciones con clientes y proveedores sean más seguras. Lo mismo ha sucedido con el salario de Mariana; una empleada a la que contrató para que hiciera el turno de tarde. Ella ya recibe su salario de forma digital, lo que le ha proporcionado un mayor control sobre sus ingresos, y le ha motivado a adquirir un móvil inteligente y a aprender a gestionar sus finanzas por Internet.

Pero, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de pagos digitales? A todos aquellos métodos de pago que se llevan a cabo en línea a través de Internet, como por ejemplo, mediante una aplicación móvil bancaria, una wallet digital o un código QR, entre otros.

De esta manera, en la historia de Elisa podemos ver muchas de las ventajas que nos ofrecen estos métodos de pago, pero hay muchas más:

  • Impulsan la bancarización de los no bancarizados.
  • Incrementan las transacciones financieras entre los empresarios y promueven la transparencia.
  • Aumentan el acceso al crédito por parte de los emprendedores. 
  • Disminuyen el riesgo de robo, de falsificación de dinero y de fraude, ya que estos pagos son fácilmente localizables y facilitan el seguimiento de los movimientos financieros.
  • Son más higiénicos y permiten la distancia interpersonal necesaria en estos momentos debido a la pandemia global de coronavirus.

Te puede interesar