Cada vez más consumidores apoyan sus decisiones de compra en aquellas marcas que son afines a sus estilos y formas de entender la vida: la sostenibilidad con el planeta, el compromiso con la sociedad… Este cambio de paradigma se ha extendido a otros ámbitos como el profesional. A continuación, te contamos los motivos.

Cuando afrontamos una entrevista de trabajo, es inevitable experimentar muchas emociones como el nerviosismo por dar una buena impresión o la incertidumbre por saber si tenemos el perfil que está buscando la organización en cuestión. Los requisitos forman parte de la esencia de una oferta de trabajo y van desde la formación académica y la experiencia profesional hasta las conocidas como habilidades blandas (también conocidas como ‘soft skills’) entre las que se encuentra la proactividad o el pensamiento creativo.

Sin embargo, en los últimos tiempos, esto ha cambiado. La concienciación por causas sociales y medioambientales ha provocado que las empresas que asumen un compromiso en estos campos sean percibidas como lugares más atractivos para trabajar. A continuación, veamos algunos de los rasgos más identificativos de estas organizaciones: 

  • Promueven la flexibilidad y la conciliación familiar: crean jornadas flexibles con horarios de entrada y salida, así como de teletrabajo. Además, entre otros, ofrecen a sus profesionales jornadas reducidas para abordar, por ejemplo, la paternidad o maternidad. 
  • Incluyen en sus remuneraciones otros servicios: entre los más populares se encuentra el seguro de salud o el dental, así como los servicios de guardería. 
  • Generan ambientes de trabajo colaborativo: evitan las estructuras organizativas rígidas que den lugar al trabajo en silos y la comunicación exclusivamente unidireccional de supervisores a distintos miembros de un equipo. 
  • Fomentan la contratación de personas con discapacidad física o psíquica: cuentan con planes para promover la diversidad y la inclusión en sus equipos a través de la empleabilidad y del acceso a formaciones que permitan a estos profesionales desarrollar distintas competencias. 
  • Ofrecen ayudas a colectivos vulnerables: entre otras, becas al estudio para personas que cursan estudios universitarios y no disponen de ingresos suficientes. 
  • Apoyan iniciativas sociales: por ejemplo, realizando eventos en los que lo recaudado va a diferentes organizaciones sin ánimo de lucro para que continúen su labor.  
  • Crean políticas a favor del cuidado del medioambiente: en este sentido, el Acuerdo de París ha supuesto uno de los hitos más importantes en el compromiso de las organizaciones, tanto públicas como privadas, en la lucha contra el cambio climático

Según el informe “Randstad Employer Brand Research 2021”, en Europa un ambiente laboral agradable (64%) y seguro (62%) es uno de los requisitos que más valoran los encuestados junto a un salario atractivo (67%). Por su parte, Great Place to Work América Latina destaca la confianza como motor de progreso en las relaciones interprofesionales.  

Te puede interesar