La sostenibilidad es el desarrollo que permite cubrir las necesidades presentes de la población, sin que eso perjudique a sus futuras generaciones. Para lograrla, el crecimiento económico debe estar en equilibrio con el bienestar social y el cuidado medioambiental.

Según el informe publicado el 9 de agosto de 2021 por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el cambio climático (IPCC), aunque las emisiones de gases de efecto invernadero se reduzcan drásticamente en este momento, el calentamiento global medio superará, probablemente, los 1,5º C en un futuro cercano con las desastrosas consecuencias que esto supondrá.

Para tratar de paliar esta situación, tanto las personas como las empresas tienen un papel fundamental. La concienciación individual y colectiva, y el cambio de comportamiento hacia uno basado en la sostenibilidad permitirá avanzar más rápido hacia un futuro más respetuoso con el planeta y quienes habitan en él. 

¿Cómo puedo ser más sostenible?

No cabe duda de que la sostenibilidad es uno de los términos más populares en los últimos años. Sin embargo, su aplicación no es una moda, sino la clave en la lucha contra la crisis ambiental provocada por el cambio climático

La adopción de conductas responsables a nivel individual también supone grandes avances en la mitigación de los efectos devastadores que experimenta nuestro planeta y en la reducción de la brecha social con los colectivos más desfavorecidos. A continuación, te proponemos algunas alternativas para ser más sostenible en tu día a día: 

  • Compra productos locales: al reducir la distancia entre la producción de los alimentos y sus puntos de venta, su transporte no emite tanta cantidad de CO2. Además, es importante que elijamos productos destacados por su compromiso con el medioambiente como aquellos con certificación ecológica. 
  • Disminuye el consumo doméstico innecesario: lo lograrás con pequeños pero importantes gestos como cerrar el grifo de la ducha mientras te jabonas o apagar la luz si no estás en una habitación o la luminosidad natural es suficiente. 
  • Utiliza transportes sostenibles: el transporte público o los coches eléctricos permiten reducir la emisión de gases de efecto invernadero aunque, si es posible, las mejores opciones son aquellas que favorecen tu salud y la del planeta como ir andando o en bicicleta. 
  • Da una segunda vida a los objetos: reutiliza un frasco de conservas para guardar, por ejemplo, los lapiceros; o dona aquella ropa que no utilices a organizaciones y colectivos, cuya labor es hacérsela llegar a personas en riesgo de exclusión. 
  • Recicla: separa los residuos de tu domicilio en función de su tipología y deposítalos en los contenedores habilitados para ello. 

¿Cómo consiguen los entes públicos y privados ser más sostenibles? 

Para mitigar los efectos devastadores de la crisis climática, el 25 de septiembre de 2015 distintos líderes mundiales en la Asamblea General de Naciones Unidas asumieron un firme compromiso por alcanzar 17 objetivos de desarrollo sostenibles (conocidos también por “ODS”, sus siglas). Cada propósito cuenta con metas específicas a lograr en un plazo de 15 años, para las que es fundamental la colaboración del sector público y privado, así como la responsabilidad civil y gubernamental de los países. 

Para contribuir a su consecución, desde Santander, en septiembre de 2019 firmamos los principios de Banca Responsable junto a 125 entidades bancarias; marcando un hito en la historia para lograr un mundo más sostenible, diverso e inclusivo

Te puede interesar