La revolución tecnológica nos presenta un nuevo escenario: la posibilidad de contratar a un robot para que se encargue de nuestras inversiones. ¿Cómo funciona un robo advisor?

¿Qué es un robo advisor?

Las palabras ‘robo´ y ‘advisor´ significan ‘robot asesor’, sin embargo, su función principal no reside en asesorar inversiones, sino en gestionarlas. Por lo tanto, actúa como un gestor de inversiones con capacidad para tramitarlas de forma automatizada, online, y en función de nuestras preferencias, teniendo en cuenta el perfil inversor.

¿Cómo funcionan los robo advisor?

Los robo advisor gestionan las inversiones mediante procesos automatizados y el desarrollo de algoritmos. El objetivo es crear una cartera de inversiones personalizada para cada cliente, la cual tiene en cuenta las preferencias de cada usuario, sus condiciones, su patrimonio y sus objetivos, en definitiva, su perfil de inversor, como indican desde Openbank. Los robo advisor disponen de diversas carteras para cada uno de los perfiles en los que se agrupan los inversores. 

Este tipo de gestores, de forma generalizada, ofrecen dos tipos de inversión; por un lado, carteras de fondos de inversión para sacar rentabilidad al dinero, y por otro, planes de pensiones como vía para el ahorro a largo plazo. De forma general, los robo advisor gestionan las carteras de inversión de forma pasiva, aunque también existen robo advisor con gestión mixta, es decir, con fondos de gestión activa y gestión pasiva. Por ello, ofrecen mejores comisiones que un asesor personal. 

Conoce el funcionamiento del servicio de inversión automatizada de Openbank

¿Cómo puedo utilizar un robo advisor?

Cuando una persona contrata los servicios de un robo advisor, firma un contrato de gestión discrecional de carteras, para delegar en él la gestión del patrimonio que desea invertir. De ese modo, da permiso para realizar la inversión inicial y los posteriores ajustes o cambios, teniendo en cuenta la evolución de los mercados. 

Para comenzar a usar un robo advisor, debemos seguir los siguientes pasos: 

  • Lo primero que debemos hacer es responder a unas sencillas preguntas, que se denominan test de idoneidad, para definir nuestra situación financiera, nuestro objetivo a la hora de invertir, y el nivel de tolerancia al riesgo. De este modo, obtendremos un perfil determinado.
  • Una vez tenemos nuestro perfil definido, se nos ofrecerán una serie de carteras adecuadas al mismo. Dentro de este abanico, podremos elegir la que más nos convence. 
  • Tras escoger la cartera, abriremos una cuenta bancaria en la entidad elegida y haremos una transferencia con la cantidad de dinero que vamos a invertir.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de un robo advisor?

Los robo advisor brindan una serie de ventajas debido a la naturaleza de su funcionamiento. En primer lugar, ofrecen un sistema sencillo para comenzar a invertir en distintos productos financieros, y se rigen solo por algoritmos y no por emociones, lo que ayuda a minimizar los momentos de incertidumbre del mercado. Además, al ser un servicio automatizado, el coste para el inversor es mucho menor. Su uso es online, por lo que se puede acceder a él en cualquier momento y lugar, y permite tener información actualizada en todo momento. Para obtener más información, puedes visitar Openbank

Sin embargo, y a pesar de que estos robots suponen una gran innovación, y tienen la capacidad de ofrecer inversiones a medida, es importante recordar que estas no son 100% personalizadas, pues ellos se rigen por tipos de perfiles y no por usuarios, y en función de eso, ofrecen una cartera u otra. 

Robo Advisor

¿Qué es un fondo indexado y cuál es su relación con los robo advisor?

Las carteras de los robo advisors suelen invertir, en gran medida, en fondos indexados, que son aquellos que no intentan batir un índice bursátil de referencia o mercado específico, sino replicarlo. Los robo advisor tienen la capacidad de contemplar estos fondos como habituales opciones de inversión, por lo que si un inversor desea contratar un robot para que gestione su cartera, estos fondos serán un producto recurrente debido a su calidad y su bajo coste. 

Toda inversión conlleva riesgos, incluido ausencia de rentabilidad y/o pérdida del principal invertido. El valor de la inversión está sujeto a fluctuaciones del mercado, sin que rentabilidades pasadas generen derechos en el futuro.

Te puede interesar