Última actualización: 18/11/2021

La posibilidad de comprar o vender productos en Internet es la opción elegida cada vez más por las personas, pero ¿qué consideraciones debemos tener en cuenta a la hora de hacerlo?, ¿qué medios de pago electrónico son más seguros? Repasamos las dudas más frecuentes que surgen cuando hablamos del comercio electrónico (e-commerce, por su denominación en inglés). 

Quedan tres días para el cumpleaños de tu madre y todavía nos has comprado su regalo. Desesperado porque no vas a llegar a tiempo, decides ponerte a buscar en Internet algo que le sorprenda. Consultas varias páginas web hasta que das con el detalle perfecto y lo compras. ¿Sabías que al hacer esto acabas de utilizar el comercio electrónico? 

¿Qué es el comercio electrónico?

El comercio electrónico consiste en la adquisición y venta de productos y servicios a través de medios digitales. Estos van desde las clásicas páginas webs, hasta las aplicaciones móviles o las redes sociales

En el mundo, se estima que más del 75% de los internautas entre 16 y 64 años han comprado bienes y servicios de forma online. En este sentido, Indonesia encabeza el ranking de penetración del comercio electrónico, seguido por Reino Unido y Tailandia. 

Actualmente, más del 90% del total de internautas a nivel global han visitado en alguna ocasión una tienda online. De ellos, casi el 70% lo hace a través de una aplicación instalada en su dispositivo móvil o tablet

No obstante, el mundo del comercio virtual y el real se dan la mano en muchas ocasiones. Aunque algunas empresas desarrollan sus negocios en exclusiva a través de estas plataformas online, recogiendo en ellas sus catálogos, el stock de productos o las políticas especiales de venta, entre otros; muchas otras comercializan sus productos y servicios también en tiendas físicas, donde los clientes pueden acudir de manera presencial. 

Descubre la evolución y las claves del e-commerce en el “Libro Blanco del Comercio Electrónico” en este artículo de Finanzas para Mortales

¿Por qué es importante el comercio electrónico?

Las tiendas online forman parte del día a día de muchos consumidores. La asiduidad con las que las visitamos está creciendo de manera vertiginosa y desbanca, con cierta frecuencia, a las compras realizadas en los establecimientos físicos. Algunas de las múltiples ventajas que nos ofrece el e-commerce son:  

  • Comodidad: no es necesario ir a un lugar físico para ver los productos o servicios, por lo que evitaremos el tiempo y el coste que requieren los desplazamientos. 
  • Disponibilidad: la red nos permite acceder a estas tiendas virtuales en cualquier momento y lugar. Solo necesitamos contar con conexión a Internet en un dispositivo inteligente como un teléfono móvil, ordenador o tablet. 
  • Inmediatez: podemos saber, casi en tiempo real, el stock de una camiseta o de un cepillo eléctrico. Además,  el comercio electrónico pone a nuestra disposición información de interés acerca de los productos, a través de descripciones o funcionalidades como una herramienta para encontrar tu talla, introduciendo algunos datos básicos como la altura o el peso.

¿Son seguras las compras online?

La seguridad en los procesos de compra por Internet es fundamental. Por ello, las compañías  trabajan para ofrecer una experiencia segura a sus clientes. No obstante, los consumidores también tienen que prestar atención a la protección de su actividad online. Para conseguirlo, puedes seguir algunas sencillas recomendaciones como las que te mostramos a continuación: 

  • Revisa la URL o la dirección web del comercio electrónico en el que vas a comprar: si va precedido de “https” o muestra un candado, significa que estamos en una página con datos encriptados. Para realizar una compra, es recomendable que accedas por ti mismo a la página web de la empresa introduciendo directamente la dirección en la barra de tu navegador, en lugar de utilizar enlaces que te hayan compartido.
  • Atento a los correos maliciosos: si no conoces la dirección de correo que te ha contactado, no les has solicitado información o no tienes una cuenta con ellos, no descargues ningún documento adjunto ni pinches en los enlaces. A veces, un correo electrónico puede tener la apariencia de una marca o empresa conocida, pero en realidad se están haciendo pasar por ella para robar contraseñas o información sensible. Es lo que se conoce como phishing. En caso de duda, siempre verifica el contenido con el remitente a través de un canal de confianza. Nunca utilices la información incluida en el mensaje.
  • Elige contraseñas seguras: en muchas páginas web hay que crear una cuenta para poder comprar. En este caso, establece una contraseña distinta para cada una de ellas. Te recomendamos poner una clave que esté compuesta por más de tres palabras (passphrase o frase de seguridad). Esto hace que además de robusta, sea fácil de recordar. 
  • Reporta actividades sospechosas: cualquier situación o comportamiento que identifiques como irregular, por ejemplo, si piensas que estás ante un perfil con identidad falsa o una web infectada, repórtalo a la empresa afectada o a las autoridades en los canales habilitados. Una comunicación temprana ayudará a los especialistas a aplicar un plan de contingencia de manera urgente y estarás ayudando a proteger a otras personas.

Descarga y comparte esta práctica infografía con los pasos a seguir para que tus compras online sean más seguras.

Conoce más acerca del comercio electrónico seguro en este artículo del blog de Openbank

Young woman with down syndrome using internet banking

¿Cuál es el medio de pago más utilizado en e-commerce?

En países como España, el método de pago más habitual es la tarjeta de crédito o débito. Sin embargo, las compañías suelen disponer de distintas formas de abono entre las que destacan:

  • PayPal: se trata de una de las empresas más populares del sector del comercio electrónico. Ofrece un servicio de pagos seguro en el cual el consumidor no comparte su información financiera con el destinatario, aunque su cuenta sí esté asociada a una tarjeta de crédito o débito, un saldo PayPal o una cuenta bancaria. Además, la organización ofrece un seguro de protección al usuario en caso de no recibir el artículo o que este no se ajuste a la descripción dada por el vendedor, entre otros. 
  • Transferencia: se trata de un envío de dinero por parte de una entidad bancaria a petición de un cliente (ordenante) a otra receptora (beneficiario). Estas pueden configurarse de manera ordinaria, tardando más de un día hábil; urgente, siendo abonada la cantidad el mismo día en el que se realiza la petición; o inmediata, efectuándose en el mismo momento de la solicitud. 
  • Contra reembolso: la cuantía a pagar se abona en el momento de la recepción del pedido. El consumidor únicamente utiliza la plataforma online de los comerciantes para realizar, gestionar y, en su caso, devolver el material; pero no proporciona información bancaria como el número de cuenta o de tarjetas de crédito. 
  • Bizum: es un método de pago que está ganando popularidad en los comercios españoles, gracias a la facilidad del servicio. En esta opción, el usuario solo necesitará conocer el número de teléfono que la organización ha habilitado para ello. Como en el caso anterior, tampoco se proporcionan datos relacionados con nuestras cuentas bancarias u otros productos financieros. 

Aprende más sobre estas y otras formas de pago online seguras leyendo este artículo de Tu Futuro Próximo, el blog de Santander Consumer España

Te puede interesar