La economía es una parte fundamental en la lucha contra el cambio climático, por eso debe transformarse para conseguir que el desarrollo de nuestra sociedad sea más responsable con el medioambiente. Para lograr este propósito debemos seguir transitando desde la economía lineal hacia la economía circular. 

Los recursos del planeta son limitados, por lo que es primordial que tanto la ciudadanía como los gobiernos y las empresas se alineen para conseguir usar esos recursos con mayor responsabilidad. En este contexto cobra especial relevancia la economía circular, un nuevo modelo que se plantea como alternativa a la tradicional economía lineal. 

Happy young caucasian woman spending a day in the city, having fun on her own. Sitting on the floor with shopping bags.

¿Qué es la economía lineal? 

La economía lineal es el modelo tradicional donde para fabricar productos se extraen materias primas, se produce y luego se desecha, sin tener en cuenta la huella ambiental y sus consecuencias. Este tipo de economía prioriza el beneficio económico, obviando la sostenibilidad, ya que los productos se fabrican con la finalidad de ser usados y tirados.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de economía circular?

La economía circular se fundamenta en producir con el menor impacto medioambiental posible, es decir, tiene en cuenta que su sistema de producción deje la menor huella  en el planeta. Para poder llevar a cabo este modelo sostenible, la economía circular se basa en tres ejes: reducir, reutilizar y reciclar.

Este sistema se plantea como alternativa a la economía lineal, ya que en sus procesos de diseño, producción y consumo tiene como objetivo la sostenibilidad. Sus principios promueven que la fabricación de productos conlleve minimizar la energía utilizada y que esta provenga de fuentes renovables, el uso de materias primas no contaminantes, que la vida útil no sea limitada, la posibilidad de reparación y que sean reciclables.

De esta forma podríamos indicar que las diferencias fundamentales entre la economía lineal y la circular es que la primera pone el foco en la rentabilidad sin preocuparse por el ciclo de vida del producto y la segunda apuesta por la sostenibilidad.

Te puede interesar