Todas y cada una de las acciones que realizamos en nuestra actividad diaria tienen su impacto en el medioambiente pero, si todos ponemos de nuestra parte, ese impacto se puede reducir. Para concienciar a la sociedad sobre este hecho, en Santander nos sumamos a la Hora del Planeta.
 

El cambio climático es uno de los mayores retos a lo que se enfrenta la sociedad actual. Las personas, las instituciones y las empresas deben concienciarse de que es posible  realizar su actividad diaria sin causar tanto impacto en el medio ambiente.  Para hacer visible esta posibilidad, en Santander nos sumamos un año más a la Hora del Planeta, una iniciativa promovida por WWF

A través de un simbólico gesto, que consiste en apagar las luces de nuestras principales sedes durante una hora, buscamos pedir la acción de toda la sociedad para luchar contra el cambio climático. 
 

Medidas para reducir la huella ambiental

En Santander decidimos hace unos años reducir nuestra propia huella ambiental. Por ese motivo, desde 2001 cuantificamos el consumo de energía, los residuos y las emisiones de gases de efecto invernadero en nuestros edificios. Desde 2011, implementamos diversos planes de eficiencia energética y sostenibilidad para garantizar que nuestro impacto ambiental sea el menor posible.

Con el plan de eficiencia 2016-2018, impulsamos 250 iniciativas con una inversión de 69,8 millones de euros. Las iniciativas de este plan de eficiencia estaban centradas fundamentalmente en el ahorro de energía, en el ahorro de materias primas, la reducción de residuos y de emisiones. Gracias a ellas, logramos reducir en un 9% el consumo eléctrico, en un 9% las emisiones de gases de efecto invernadero y en un 26% el uso del papel en los diez principales países en donde operamos.

Pero todavía queremos ir más allá y conseguir mejores resultados en el futuro. Así, en el plan de eficiencia 2019-2021, incluimos nuevas medidas destinadas a lograr la eliminación de todos los plásticos de un solo uso en nuestras oficinas o a garantizar que el 60% de toda la electricidad que consumimos proceda de fuentes renovables.

Todas estas iniciativas han contribuido a que seamos reconocidos por el Dow Jones Sustainability Index 2019 como el banco más sostenible del mundo. Reducir el impacto del ser humano en el planeta es un compromiso global necesario, donde todos los actores sociales, incluidas las empresas, están involucrados. Y ahora, más que nunca, es el momento de pasar a la acción para lograr un cambio sostenible en el mundo en el que vivimos.

Te puede interesar