La Navidad está a la vuelta de la esquina. Es hora de empezar a preparar las luces, el árbol, las coronas, las velas, y ¡el bolsillo! Detallamos algunos de los trucos más útiles para cuidar nuestras finanzas personales en esta época. 

Cada año, cuando el otoño llega a su fin, abrimos las puertas a la Navidad: sacamos la decoración de años anteriores, organizamos los días festivos, pensamos en ideas para los distintos menús y comenzamos a organizar los regalos que deseamos hacer a nuestros seres queridos. Llevar a cabo todas estas acciones, al tiempo que cuidamos nuestra salud financiera, nos permitirá disfrutar de la Navidad mientras ahorramos, en un año marcado por el covid-19 y las medidas de seguridad para controlar la pandemia. 

¿Cómo festejar la Navidad y ahorrar?

A continuación, vamos a tratar en detalle una serie de recomendaciones y trucos que nos pueden asegurar el buen estado de nuestro bolsillo antes y después de la época navideña:

  1. Elaborar un presupuesto

    Confeccionar un presupuesto para estipular la cantidad máxima de dinero que deseamos gastar en Navidad es una buena manera de llevar un control de nuestras finanzas. La organización es clave en este sentido. Dividir los gastos en categorías (regalos, cenas y transporte, por ejemplo) nos hará ver con mejor perspectiva cuánto podemos gastar en cada una. Además, si lo apuntamos en una libreta, hoja de cálculo o aplicación móvil, podremos ser conscientes, en todo momento, de la cantidad de dinero que estamos gastando.

  2. Hacer las compras con antelación

    Una vez hemos elaborado una lista con lo que necesitamos y deseamos adquirir, así como un presupuesto con cada uno de los gastos que tenemos pensado realizar, es momento de ponernos manos a la obra y hacer las compras lo antes posible. De este modo, evitaremos las posibles subidas de precio que se producen en ciertos productos de temporada o en aquellos momentos en los que la demanda de los mismos es mayor, y por lo tanto, el precio también. Además, hacer las compras con tiempo nos dará margen para pensar qué vamos a adquirir y dónde: las prisas no son buenas.

    En este sentido, este año es especialmente importante evitar los lugares con grandes aglomeraciones de personas, por ello, hacer las compras de forma escalonada ayudará a contribuir a la lucha contra la pandemia por coronavirus.

  3. Investigar y comparar

    Hacer una comparación de precios entre diversos comercios puede contribuir a aprovechar promociones y ofertas para ciertos productos. Este sencillo ejercicio nos permite detectar establecimientos donde encontremos el mismo producto a un precio más bajo. Esto también ocurre con las tiendas online: una pequeña búsqueda por la red nos puede ayudar a comprar bienes y servicios con un coste menor.

  4. Métodos de pago

    La forma de pagar nuestras compras puede influir a la hora de lograr ahorrar una mayor cantidad de dinero. Así, si deseamos pagar con nuestra tarjeta de crédito es importante haber revisado el estado de nuestra cuenta para evitar posibles cobros de intereses. Además, podemos aprovechar promociones, beneficios o descuentos que conllevan ciertas tarjetas de pago en algunos establecimientos. Para ello, podemos consultar con nuestra entidad bancaria.

  5. Pedir facturas

    A la hora de hacernos con los regalos de Navidad, por ejemplo, es conveniente solicitar la factura de lo que hemos comprado con todos los datos necesarios. De esta manera, tendremos constancia de la compra, y la podremos utilizar en caso de ser necesario para otros fines como la devolución del producto o el cambio. Además, revisar que todo está en perfecto estado y con posibilidad de devolución, nos puede ahorrar algún que otro contratiempo.  

Y otros pequeños trucos…

La época navideña en la que nos adentramos va a ser diferente a las vividas hasta ahora. La pandemia global por covid-19, y las medidas de seguridad necesarias, dibujan un entorno distinto y harán que la vivamos de otra manera. Pero también puede ser una buena oportunidad para poner en prácticas nuevos hábitos como, por ejemplo, dejar de lado los gastos hormiga, cambia las luces de Navidad por otras LED, que consumen menos, dar una oportunidad a la decoración y a los regalos hechos a mano, o solidarios y elaborados por ONGs, como las manualidades, apostar por las cenas de Navidad fáciles y económicas, elaborar pan de pascua casero o hacer una parrillada en casa, pensar en regalos originales y sencillos, como piñatas, o incluso, abrir una cuenta bancaria de ahorro.

Y recuerda: ahorrar es una misión que debemos tener en mente todo el año. Ahora, ¡disfruta la Navidad!

Te puede interesar