Las pymes o pequeñas y medianas empresas forman parte del tejido empresarial de cualquier país: su puesta en marcha, su mantenimiento y su progreso son vitales para la creación de empleo y riqueza en cualquier geografía. Desgranamos los consejos más importantes para ahorrar gastos cuando se está al frente de una pyme para cuidar así su salud y crecimiento.

¿A que se dedican las pymes?

Una pyme es una pequeña o mediana empresa formada por un número reducido de empleados y con un volumen moderado de actividad o facturación. Solo hace falta mirar por la ventana para descubrir decenas de ellas: desde la tienda de pan de la esquina hasta la peluquería que frecuentamos, pasando por la empresa de ingeniería que está remodelando el centro de nuestra ciudad. 

Por lo tanto, a la hora de desarrollar la definición de pyme, es importante tener en cuenta el número de empleados, y el volumen de negocio y balance general en términos anuales, así como la cantidad de recursos externos disponibles, tales como propiedades o vehículos, por ejemplo.  

A nivel global, es importante subrayar la relevancia de estas empresas para la actividad económica a nivel local, nacional y regional: solo en América Latina y el Caribe, el 99,5% de las empresas son pymes, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Tales cifras muestran que la salud financiera de las pequeñas y medianas es de vital importancia ya que son ellas las que conforman parte del tejido empresarial de una región o país como pieza clave de dicha actividad económica. Son multitud de pequeñas piezas que, como resultado, forman el grueso de la capacidad laboral y social de una zona geográfica, y se erigen como los agentes económicos con mayor capacidad para crear empleo, tal y como subraya la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Por ello, es crucial una correcta gestión de las mismas.

Leo Harlem explica en este vídeo de Finanzas para Mortales qué es un emprendedor


Consejos para la gestión de una pyme: ¿cómo ahorrar gastos?

La gestión económica de una pequeña y mediana empresa guarda ciertas similitudes con la administración de la economía doméstica. A continuación mostramos una serie de recomendaciones para ahorrar gastos en las pymes:

  1. Una buena organización financiera
    Tener una buena organización financiera puede contribuir a reducir costes y aumentar el ahorro en una pequeña o mediana empresa. Planificar con antelación las inversiones, los gastos, los ingresos, así como cualquier movimiento que pueda afectar a nuestro negocio como autónomos, puede ser el principio de un importante plan de ahorro. El primer paso es evaluar la empresa y llevar a cabo un diagnóstico de los gastos y de los ingresos habituales para poder poner en marcha una estrategia de ahorro a medida. Para ello, registrar todos los movimientos financieros para, posteriormente, concluir si hay gastos innecesarios, también puede ser de gran ayuda. Es importante aplicar sistemas organizativos eficientes desde el principio, un factor a tener en cuenta en las empresas de nueva creación. Para conocer más en profundidad estos consejos, puedes visitar el portal de Sano de Lucas de Santander Chile.

  2. Reducir gastos administrativos
    Debemos echar un vistazo a los gastos básicos que solemos tener como la factura de móvil, el seguro que tengamos contratado o la tarifa de la electricidad que da luz al local, y comprobar si tenemos los contratos más óptimos con las empresas que mejor se adaptan a nuestras necesidades y presupuesto. Para esta tarea, nos podemos ayudar de un comparador de tarifas. Evitar los gastos hormiga, es decir, aquellos pequeños gastos que llevamos a cabo sin darnos cuenta, también contribuye a incrementar nuestro ahorro, tal y como señala este artículo de Santander Argentina. Es recomendable realizar este ejercicio con cierta periodicidad, no únicamente cuando estemos hablando de empresas de nueva creación. 

  3. Información
    Es importante estar informados de las ayudas públicas y de las bonificaciones fiscales del país en el que está afincada nuestra empresa e investigar si cumplimos los requisitos para solicitarlas. Existen numerosas ayudas a las pymes, así como créditos especializados para diversos tipos de empresas en numerosas geografías. La información nos dará poder para optar a la más adecuada para nuestra empresa. 

  4. Los proveedores a examen
    Si necesitamos contratar a diversos proveedores para tareas específicas es importante llevar a cabo un estudio del precio y del presupuesto, para ver si se ajustan a la calidad, tiempos y servicios que esperamos de ellos, y saber si los costes que conllevan, nos compensan o se podrían reducir para aumentar nuestro ahorro. De cara a cobrar las facturas en el tiempo correspondiente, puedes seguir los consejos facilitados en Finanzas para Mortales.

  5. Aprovechar la tecnología al alcance de la mano
    Existen numerosas herramientas de optimización que contribuyen a la dinamización de los procesos, lo cual, ayuda a reducir los costes. La contabilidad digital, mediante herramientas de cloud computing o la puesta en marcha de un software especializado, por ejemplo, permiten una gestión más eficiente y contribuyen al ahorro económico.

Para conocer más detalle sobre cómo ahorrar a la hora de emprender, visita el portal de Sano de Lucas de Santander Chile.  Si deseas leer más consejos para pymes, puedes encontrar más información en la página Business First, de Santander USA. Y si lo que buscas es llevar el control de la tesorería de tu negocio, esta plantilla elaborada por Finanzas para Mortales te ayudará a elaborar el presupuesto de tesorería de tu pyme.

Te puede interesar