Icono información

Aviso de cookies

Usamos cookies propias para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando en esta página, consideramos que acepta su uso en los términos indicados en la Política de Cookies. Más información.

Acción SAN (Madrid) Negativo 4.159 | -0.78% | 18:00

Banco Santander apoya la defensa del ecosistema marino a través del Observatorio Marino de Asturias

  • Santander Universidades financia la instalación de una boya oceanográfica que mantiene un registro de datos clave sobre meteorología y clima oceánico que pueden aportar información sobre cambio climático.
  • Un equipo multidisciplinar de investigadores ha logrado aislar actinobacterias productoras de antibióticos y antitumorales del agua de lluvia.

Madrid, 10 de marzo de 2016-. Banco Santander, a través de Santander Universidades, respalda la actividad del Observatorio Marino de Asturias, OMA, una iniciativa del Campus de Excelencia Internacional de la Universidad de Oviedo, en el marco de su acuerdo con la Universidad para el desarrollo de diversos programas de becas e investigación.

El OMA realiza investigaciones relacionadas con la observación de los ecosistemas marinos - biodiversidad marina, especies invasoras, cambio climático, etc - y entre sus objetivos está aumentar la implicación de la sociedad en las actividades de monitorización mediante proyectos de Ciencia Ciudadana y desarrollar nuevas tecnologías de observación de los ecosistemas marinos.

Uno de los proyectos financiados por Santander Universidades es el mantenimiento de una boya oceanográfica a dos millas náuticas del Puerto de Cudillero; la WatchMate de AXYS, una boya diseñada para medidas de oleaje direccional y parámetros océano-meteorológicos y equipada con una amplia gama de sensores para monitoreo del clima, el aire, la calidad del agua y las corrientes, entre otros parámetros.

Para José Luis Acuña, director del OMA, la importancia de esta boya radica en que “es una valiosa plataforma para el servicio público y la investigación. Una gran comunidad de profesionales, aficionados y medios de comunicación consultan cada día el estado de la mar en nuestro visor de datos. Las mediciones que la boya realiza cada hora aumentan la resolución temporal de los estudios, que hasta ahora se limitaba a las visitas mensuales que se realizan a bordo de buques oceanográficos. Esto permite detectar el efecto del cambio climático y otras perturbaciones sobre el ecosistema.

La monitorización es particularmente importante en el entorno del Cañón de Avilés, un Lugar de Interés Comunitario de la red europea de espacios protegidos Natura 2000, y es relevante para la Estrategia Marina, de inminente aplicación. La boya de Cudillero también es una plataforma para la enseñanza y el desarrollo tecnológico. Como ejemplo, la Universidad de Oviedo colabora actualmente con el Instituto Español de Oceanografía y con el "FABLAB" de Gijón en el proyecto "Jóvenes Oceanógrafos", una iniciativa financiada por la FECYT y orientada a la difusión de la ciencia entre los estudiantes de secundaria. Alumnos de tres institutos costeros de Asturias desarrollarán sensores oceanográficos mediante hardware abierto, instalarán esos sensores en la boya y analizarán los datos recibidos, en una actividad que aúna ciencia, tecnología y arte".

Antitumorales en precipitaciones de lluvia
El apoyo a la labor científica de estos equipos es clave. Recientemente, un grupo de investigadores de la Universidad han logrado aislar microorganismos productores de antibióticos y antitumorales de la lluvia caída sobre Gijón y Oviedo.

El hallazgo de estos recursos supone una fuente novedosa e inexplorada para el descubrimiento de nuevos medicamentos. “La profesora Gloria Blanco, que no tenía ninguna vinculación con el OMA, estaba intrigada por la posibilidad de encontrar actinobacterias productoras de compuestos de interés farmacológico fuera de su ambiente natural, que es la tierra. Prácticamente sin presupuesto para ello, se embarcó en una búsqueda que la llevó a analizar muestras de líquenes terrestres, algas marinas y otros organismos marinos costeros y agua de lluvia.

Al comprobar que esos organismos también albergaban actinobacterias, Gloria Blanco contactó con el OMA para proponer la posibilidad de explorar ambientes más profundos. Con otros investigadores de su grupo se embarcó en el buque oceanográfico Sarmiento de Gamboa, en una campaña de exploración del ecosistema profundo del Cañón de Avilés liderada por el Grupo de Ecología y Biogeoquímica Marina, con participación del Centro de Experimentación Pesquera del Principado de Asturias. Durante esa campaña, el equipo de Gloria aisló numerosas cepas de actinomicetos a partir de corales, esponjas y otros organismos de las profundidades. Algunas de las cepas son nuevas para la ciencia y sus productos, farmacológicamente muy prometedores, están siendo ya analizados por personal del Hospital Universitario de Asturias. El OMA se encuentra en la actualidad inmerso en otras actividades de índole similar, aunando y optimizando los esfuerzos de diferentes grupos", explica el profesor Acuña.

Banco Santander es la empresa que más invierte en apoyo a la educación en el mundo (Informe Varkey/UNESCO-Fortune 500). A través de Santander Universidades mantiene 1.200 acuerdos de colaboración con universidades e instituciones académicas y concede más de 35.000 becas cada año. www.santander.com/universidades.

Descargar PDF 207 Kb

Compartir en redes sociales

Subir

Imprimir